2

Como recuperar la piel quemada por el sol

El verano ya está pegando con fuerza, y si no estás aún de vacaciones, seguro que aprovechas a la más mínima (como el fin de semana) para tumbarte en la arena y empezar a coger color.

Para mí, el verano es la mejor época del año, adoro el sol, el buen tiempo y que los días se alarguen hasta casi las diez de la noche.

Me encanta tumbarme como un lagarto y que los rayos doren mi piel.

El problema, es que todos estamos tan sedientos de sol y tenemos tantas ganas de vernos morenos, que nos tumbamos y nos achicharramos como si no hubiera un mañana, o como si el verano fuera a desaparecer para siempre.

Incluso te resistes a ponerte protector los primeros días para que “te coja bien”… Esta frase es un clásico del verano.

Y claro… Que te voy a contar yo que ya no sepas de los peligros de quemarte al sol.

No te voy a dar la paliza con eso, estoy más que segura de que no es la primera vez que te quemas, ni tampoco será la última, así que voy a hacer algo más práctico y te voy a dar un remedio muy eficaz por si te vuelve a pasar, e incluso si no te quemas, lo vas a poder aplicar porque es muy efectivo y maravilloso para la piel.

Propiedades de los aceites propuestos:

Aguacate: Este aceite es una maravilla, ya que es hidratante, protector cutáneo, fortalecedor, favorece la regeneración celular, aporta elasticidad a la piel, portege de las agresiones externas y de los rayos solares, así como también del frío… Es por eso que yo lo recomiendo fervientemente, y lo utilizo en mis preparados antiarrugas.

Borraja: Como propiedades cosméticas, el aceite de borraja es rico en vitaminas A, D, E y K, además deen ácidos grasos poliinsaturados. Tiene un importante poder regenerador para la piel y le aporta gran flexibilidad, elasticidad y tonicidad, sobre todo en pieles secas, arrugadas, marchitas o cansadas.

Argán: Aceite reafirmante donde los haya, también suavizante nutritivo, protector, calmante, cicatrizante, aporta flexibilidad y elasticidad. Es muy eficaz contra las grietas, quemaduras y protege de las agresiones del sol.

Jojoba: Aceite hidratante, revitalizador, antiarrugas, regulador del sebo, suavizante, calmante, regenerador en profundidad… Activa el metabolismo de la elastina y frena la pérdida de agua en las células, por eso es muy recomendable en pieles muy deshidratadas o secas. Contiene un filtro de protección solar de 5, vamos que es un elixir para la piel.

Es un aceite que a mi personalmente me gusta mucho.

Onagra: Este aceite es muy rico en vitamina E, y por sus ácidos grasos esenciales reconstructores de las membranas celulares, este aceite presenta unas propiedades regeneradoras de primer orden: es calmante, revitalizador, reestrucuturante, antiarrugas… Además también protege de las agresiones externas.

Albaricoque: Posee múltiples cualidades como tonificante, nutritivo, hidratante, suavizante, revitalizador, regenerador, antienvejecimiento y calmante. Puedes utilizarlo como crema hidratante, además es muy penetrante y no deja brillos en la cara. También puede utilizarse como protector solar.

Recuerda que estos aceites puedes utilizarlos de protector solar EN LA PIEL DE MANERA RAZONABLE, es decir, con una exposición solar breve, si te pasas te quemarás igualmente.

Espero que esta receta te haya sido de utilidad, y si conoces a alguien que le pueda interesar comparte!

Nos vemos en el próximo post.

Un abrazo,

Carolina.

Comments 2

    1. Post
      Author

      Hola Alba!!!
      Gracias por comentar!
      Si, en Arké también puedes encontrar estos aceites, y el Aloe también.

      Un abrazo,

      Carolina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *