6

6 cosas que nunca debes hacer antes de ir a dormir

¿Cuántas veces te has levantado por la mañana con la cara hinchada o con unas bolsas en los ojos que te llegaban hasta la barbilla?

¿Cuántas veces te has levantado que parece que en vez de dormir, te han pasado 5 trailers por encima?. O simplemente, te levantas cada mañana con un humor que no te aguanta ni tu perro.

Realmente si quieres levantarte con mejor cara, más descansada y más liviana (esto sirve igual para los hombres), hay varias cosas y varios hábitos sencillos que puedes cambiar, y estoy más que segura que en poco tiempo lo vas a notar.

Un pequeño cambio antes de ir a dormir, puede DUPLICAR tus probabilidades de tener un sueño reparador.

Así que si quieres aumentar tu belleza, salud y energía te voy a dar una lista de cosas que deberías evitar a toda costa antes de ir a dormir.

  1. Cenar tarde, cuanto más tarde peorCuanto más pronto cenes, antes podrás hacer la digestión, y en el momento en el que vayas a la cama, el cuerpo podrá dedicar toda la energía disponible a regenerarse. Si en el momento en el que vas a la cama, tu cuerpo está haciendo la digestión, te costará dormir, te sentirás pesada, y posiblemente pases malas noches, y no te levantes descansada. Cuando eso sucede muy a menudo, se acumula el cansancio y se vuelve crónico, ya que no consigues recuperarte nunca.
  2. Picar comida justo antes de ir a dormir. Hay mucha gente que tiene la costumbre justo antes de meterse en la cama, le da por tomarse un vaso de leche, o picar cualquier cosa. Es un gran error por dos cosas: cada vez que comes algo, tu cuerpo empieza un proceso de digestión, si ya has cenado, obviamente estás haciendo la primera digestión, si justo antes de ir a dormir le das más comida al cuerpo, vuelves otra vez a empezar, y el cuerpo no puede dedicar la energía que necesita a el proceso de regeneración, con lo cual ese proceso no se realiza, y las toxinas no son eliminadas de tu cuerpo correctamente. No hay regeneración, no hay descanso ni energía disponible, en consecuencia, te restas salud y belleza, porque al día siguiente estás hecha un trapo.   Y la segunda,  si comes justo antes de ir a dormir, volvemos exactamente al punto 1.
  3. Cenar proteína animal. Cuanto más pesada sea la cena, más tardará tu cuerpo en procesar el alimento y hacer la digestión. Además, la proteína animal se suele comer al mediodía, ya que su energía se puede aprovechar mejor y hay el tiempo suficiente para procesarla, en cambio por la noche, no te vas a poner a hacer ninguna actividad extra, a lo mucho el esfuerzo que te cueste moverte de la mesa al sofá. En cambio a tu sistema digestivo, le va a costar la vida ponerse  procesar todo eso, y si encima has cenado tarde ya ni te cuento.
  4. Comer dulces después de la cena. Te da un subidón de azúcar que va a evitar que te quedes dormida. Incluso es mucho mejor si te vas con algo de hambre a la cama.
  5. Llevar a la cama el móvil, la tablet o el ordenador.  Tu dormitorio debería ser un santuario del descanso y la relajación. Si te llevas el ordenador para terminar el trabajo, significa que vas a tener el cerebro activo en vez de en “modo sueño”, y si eso sucede con asiduidad, es posible que tu cerebro asocie irse a la cama con el trabajo, con lo cual en vez de descansar vas a estar activa. Y con el móvil por mucho que pienses que estar en facebook va a hacer que te entre el sueño, estás muy equivocada, la luz de la pantalla afecta a los ritmos circadianos del organismo, incluso aunque lo pongas en modo nocturno. Además las ondas electromágneticas de todos estos aparatos, hacen que tu cuerpo se desequilibre y no descanses correctamente.
  6. Ir a la cama con mal rollo. El ser humano, es el único mamífero que mantiene sus niveles de estrés altos por voluntad propia. Si has tenido mal rollo en el día, o te has discutido con tu pareja antes de ir a la cama, es algo que tendrías que dejar solucionado antes de dormir. Si solo haces que darle vueltas a esa discusión, o lo chungo que te ha pasado ese día, estás generando una bioquímica en el cuerpo de estrés y de toxicidad que impedirá que tu cuerpo se relaje, se regenere y se libere de toxinas durante la noche.

Como puedes ver, realmente no son cosas difíciles de lograr o aplicar, sin embargo significan un gran cambio para tu cuerpo, que dispondrá de más energía para hacer sus procesos, y podrá regenerarse más deprisa y eliminar las toxinas cuando toca. Si no las elimina de manera natural, lo hace de la manera que puede, y es entonces cuando surgen los problemas de piel, los eccemas, los granos y el acné.

Espero que el post te haya gustado, te sea de utilidad, y funcione muy bien para tí.

Si tienes hábitos similares, a los que explico aquí, y te sientes identificada/o con alguna de estas situaciones y haces el cambio, seguro que lo vas a notar, ¡y me encantaría que me lo comentaras!

Comenta cual ha sido tu experiencia y así entre todos podemos ir mejorando!

Un abrazo, y hablamos en los comentarios del blog.
Carolina

Comments 6

    1. Post
      Author
    1. Post
      Author
    1. Post
      Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *